INICIO > PUBLICACIONES > JURISPRUDENCIA ENTORNO AL DAÑO MORAL

JURISPRUDENCIA ENTORNO AL DAÑO MORAL

ARTÍCULOS DE INTERÉS, PUBLICADOS EN REVISTAS ESPECIALIZADAS.
APRECIACIONES AL ARTÍCULO PUBLICADO EN EL PERIÓDICO REFORMA, SOBRE JURISPRUDENCIA ENTORNO AL DAÑO MORAL

El pasado 11 de febrero del año en curso apareció en la página 2 del Diario Reforma un artículo denominado "Obligan a hospitales a pagar daño moral", en el cual se realizan diversos señalamientos acerca de la supuesta trascendencia jurídica de la jurisprudencia que permitirá el resarcimiento del daño moral por hospitales, y la creación de una vía opuesta a CONAMED para su solución. Debido a las imprecisiones del reportaje, a continuación se realizan comentarios que pueden servir para aclarar lo manifestado.

  • Trascendencia de la jurisprudencia

    La jurisprudencia es la interpretación que hace el Poder Judicial de la Federación (por conducto de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y los tribunales colegiados de circuito) acerca de las disposiciones legales que rigen en nuestro país al momento en que se aplican en la resolución del caso concreto sometido a un juez federal. En ella se precisa el contenido y el alcance de las leyes, las cuales a veces se encuentran desactualizadas o no son precisas por su carácter general porque no prevén todas las hipótesis que en la vida diaria pueden presentarse. Para que haya jurisprudencia deben resolverse 5 casos bajo una misma interpretación, sin ninguna en contrario intermedia y, de ser así, lo establecido será obligatorio para los jueces y magistrados que deban decidir otros casos concretos regidos por aquellas leyes.
    En el caso que nos ocupa, la jurisprudencia fue establecida por el Sexto Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito (con sede en la Ciudad de México) lo cual la hace obligatoria para los juzgados de Distrito (se encargan de los juicios de amparo y proceso federal) y los tribunales judiciales del orden común en el Distrito Federal, no a sí para otros tribunales colegiados del Distrito Federal o del interior del país, los que pueden, en cualquier momento, resolver en forma diversa.
    No obstante, en otras localidades del país puede servir como antecedente para resolver otros casos parecidos.
    Lo trascendente de la jurisprudencia citada, es que la reparación del daño moral tradicionalmente era acción independiente de la reparación del daño material, y una no era necesariamente generadora de la otra, es decir, no había subordinación entre la procedencia de ambas acciones; sin embargo, ahora, una vez determinado el daño físico, procederá adicionalmente la indemnización por parte del hospital por el daño moral, el cual se presupone y no requerirá probarse en otro juicio.
    Para que esta jurisprudencia relativa al daño moral sea aplicada en un juicio, el afectado debe demandar primeramente el resarcimiento del daño material y moral ante un juzgado civil de la localidad. Si éste considera procedente la acción pero no resuelve en forma favorable la compensación por el daño moral, pese a haberse resuelto el daño material o la resuelve en sentido negativo, la resolución se puede apelar ante la Sala Superior del Tribunal Superior de Justicia de la entidad federativa. Con posterioridad, la determinación puede recurrirse en amparo directo ante un tribunal colegiado en materia civil, el cual podrá tomar en cuenta la jurisprudencia para decidir la procedencia de la reparación del daño a favor de una persona, como consecuencia de la inadecuada atención médica prestada por un centro hospitalario que vulnere o menoscabe su integridad física o psíquica. Todas estas acciones judiciales (en tres instancias) pueden demorarse en promedio entre dos y tres años.


  • Indemnización por daño moral

    El tema del daño moral se empezó a tratar en el Código Civil de 1870, pero sin especificarse de manera definitiva, y no fue hasta 1983 cuando se modificó el Código Civil para el Distrito Federal en materia Común y para toda la República en materia del Fuero Federal de 1928 vigente para resolver las controversias planteadas por la afectación íntima de la persona.
    El daño moral, desde el punto de vista civil, acaece a consecuencia de actos u omisiones que generan la afectación de sentimientos, afectos, creencias, decoro, honor, reputación, vida privada, configuración y aspecto físicos de la persona o en la consideración que de sí misma tienen los demás; es decir, el daño hace sufrir a la persona molestándola en su seguridad personal, en el goce de sus bienes o hiriendo sus afecciones legítimas. La determinación del monto de la indemnización por concepto del mismo guarda una particular dificultad, en virtud de que una persona puede considerarlo grave, otra no, u otra en menor grado. El valor de un bien o derecho considerado personal variará dependiendo del individuo de que se trate, por lo que aun y cuando se presente una conducta semejante que los afecte, el daño ocasionado puede ser completamente diferente, de ahí que la valoración deba hacer se de manera individualizada; por tanto, la determinación del monto de la indemnización se fijará tomando en consideración las particularidades del caso, pero en todo caso es potestad del juzgador fijar el monto de la indemnización por no existir parámetros para su cuantificación. Cabe señalar que el Código Civil para el Distrito Federal establece en su artículo 1916, segundo párrafo, que el responsable de un daño moral tendrá la obligación de repararlo mediante una indemnización en dinero, con independencia de que se haya causado daño material.
    En la esfera penal, la reparación del daño moral o su probable compensación se abrió camino mucho antes que en materia civil; de modo especial por el precepto que imponía el resarcimiento pecuniario en infracciones que originaran un perjuicio moral, caso de los delitos de injuria y calumnia, aunque los mismos indirectamente también puedan afectar el ámbito patrimonial, es decir, aquí no es necesario que antes haya una afectación física.


  • ¿Se trata de una vía opuesta a la CONAMED?

    El caso que nos ocupa no abre una vía alterna para la solución de los conflictos suscitados por una mala práctica de la medicina, como lo señala el periodista, tampoco una vía opuesta a la CONAMED, pues, como se señaló, desde 1983 existe la posibilidad de demandar la reparación del daño moral por la vía judicial civil, aunque por la dificultad en acreditar el supuesto de afectación, así como para determinar la cuantificación del daño sufrido, son pocas las demandas que por negligencia médica llegan a los tribunales federales, en particular contra hospitales, pues generalmente el daño moral se entabla contra personas físicas, por ser éstas las que con su actuación causan afectaciones a la persona, en este caso, contra profesionales de la salud que brindan atención médica de manera directa.
    En este caso, la vía realmente alterna para la reclamación del daño moral, es la CONAMED, pues como el periodista lo señala, es la vía extrajudicial que de manera amistosa resuelve los conflictos generados por la prestación de servicios de atenciónmédica y, si se trata del resarcimiento del daño moral, podría conocerlo si así se pactara en el compromiso arbitral respectivo, acordado por las partes y resuelto en menor tiempo que en el ámbito judicial.
    El artículo 90 del Reglamento de Procedimientos para la Atención de Quejas de la CONAMED establece la posibilidad de determinar en laudo arbitral el pago de indemnización por daños y perjuicios causados con motivo de irregularidades en la prestación del servicio de atención médica, sin importar si dichos daños son físicos o morales, directos o indirectos, y sólo se está obligado a observar los lineamientos establecidos en el Código Civil para el Distrito Federal, su Decreto de creación, y los Reglamentos Interior y de Procedimientos para la Atención de Quejas Médicas.
    Las facultades de la Institución para determinar el pago de indemnización por daño moral pueden ejercitarse si se pactó su resolución en el compromiso arbitral. En este caso, la solicitud de reparación debe presentarse desde el momento en que se firma el compromiso arbitral, pues es en éste donde se fijan los puntos que habrán de resolverse en el laudo respectivo, por tanto, la facultad de CONAMED para resolver el pago de daño moral mediante laudo arbitral se equipara a una sentencia civil.



Última modificación :
30 de Noviembre de 2007 por la Dirección de Informática

Mitla No.250, esq. Eje 5 Sur(Eugenia) Col. Vertiz Narvarte, Deleg. Benito Juárez

Distrito Federal CP. 03020 Tels:5420-7000, 01800-711-0658

Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre éste sitio de Internet - Política de privacidad y manejo de datos personales

Comisión Nacional de Arbitraje Médico - Algunos Derechos Reservados © 2013